60 años después de la independencia: ¿Estamos cansados de ser africanos?

Este año, 17 países africanos celebran 60 años de independencia. Pero cuando se piensa en ello, el continente africano parece estar envuelto en una crisis multifacética sin precedentes. ¿A qué santo deberíamos dedicarnos para restaurar la imagen empañada de África?

Sesenta años después de la independencia, el sombrío panorama que se presenta ahora a cualquier observador atento de la historia africana es un verdadero golpe de mazo en la cabeza. África es retratada como un continente devastado por enfermedades que no dicen su nombre, arruinado por una miseria abyecta, asfixiado por un puñado de personas que son a la vez el arma y el tirador del «lingote dorado» oculto en la cuna de la humanidad. Todos los días en la televisión, nuestros oídos son arrullados por el golpe mortal del sabor amargo de ser africano: ¿Qué hemos hecho al buen Dios para convertirnos en el hazmerreír del mundo? Nuestros jóvenes mueren sin tumba en busca de un El dorado, nuestras universidades se han convertido en fábricas para desempleados, nuestras casas en ciudades dormitorio. Cuantos más médicos tengamos, más morirá nuestra población de malaria, sarampión y ébola. Si bien el número de académicos del derecho está aumentando en África, las violaciones de los derechos humanos parecen haber adquirido residencia permanente. ¡Ya es suficiente!

 Desesperanza desvergonzada

A fuerza de enfrentarse a este marasmo, sumido en este pantano infernal, muchos africanos creen que su continente siempre ha sido y seguirá siendo lo que es ahora, en este caos y retroceso. Creen que no hay salida para un futuro mejor. Aquellos que esperan contra todo pronóstico se les recuerda su pesadez cultural y su atavismo. Es como si la fortuna de los inesperados, combinada con el genio creativo y la voluntad de cambio, no pudiera detener su descenso a los infiernos y confundir a los «aprendices de brujo» que sólo esperan un cataclismo para reducir a África a escombros, rica para los estudios arqueológicos.

Esperanza improductiva e inactiva

Pero lo que es más sorprendente es que durante más de una década, África ha sido bendecida con una bocanada de aire fresco a un ritmo algo loco. De hecho, los simposios y reuniones internacionales han estado constantemente proclamando la esperanza que lleva el continente negro. Escuchamos decir, a veces pomposamente, que África está rebosante de energía para trazar su propio curso. Se dice que es en África donde está en juego el futuro del mundo. Estas expectativas no carecen de buena voluntad. Están lejos de ser los clichés de una logorrea difícil de contener. Además, las poblaciones africanas parecen estar mordiendo el anzuelo, y sus elites se están sumergiendo de cabeza en esta marea de esperanza, cuya resonancia constipa la razón creativa.

La fábula de Santa Claus

Sin embargo, seguir creyendo simple y silenciosamente que somos la esperanza del mañana es creer en la fábula de un Papá Noel que encantaría a la imaginación africana sin llegar a la realidad concreta para liberar la energía creativa que puede frenar el descenso a los infiernos. ¿No deberíamos, por lo tanto, volver a aprender un pesimismo saludable?  En lugar de seguir creyendo en estos mitos de consuelos alienantes – mientras este continente, asfixiado, se marchita como un pecíolo – ¿no deberíamos encontrar un globo de oxígeno para frenar la crisis polifacética a la que nos enfrentamos?

Y nosotros mismos en todo esto

La tesis que apoyamos, y que puede hacer que las mentes infantiles salten con ira e indignación, es la siguiente: 60 años después de la independencia, el caballo de Troya africano es, sobre todo, el propio africano. De hecho, es un placer hablar de nosotros como los explotados y los dominados. Además, al intelectual africano se le suele reprochar que sólo la trata de esclavos y la colonización son el campo del que continuamente sacaba sus conversaciones y reflexiones. De hecho, es curioso observar que algunas personas continúan pregonando nuestro «empobrecimiento antropológico» sin realmente detenerlo; otros todavía se consideran «condenados de la tierra», sin encontrar un «purgatorio» donde puedan expiar el pecado de tener una alta cantidad de melanina.

Salir del complejo del perseguido

En este contexto en el que nos consideramos eternamente derrotados, para devolver la esperanza a África, debemos, sobre todo, salir de la camisa de fuerza en la que nos hemos encerrado y romper nuestro «complejo perseguido». Hay un esfuerzo de deconstrucción y reconstrucción que se necesita a toda costa. Más concretamente, se trata de romper con el inadecuado discurso producido sobre el africano que es juzgado por los propios africanos.  Tal ejercicio sólo es posible mediante el uso de la razón como condición primordial para un «África asesina y recreativa», para citar a Mudimbe. De hecho, es a través del ejercicio del pensamiento reflexivo y crítico que debemos identificar los lugares de nuestra dependencia, algunos de los cuales están arraigados en nuestro subconsciente.

La salida de África, sin ninguna violencia

Tal tarea requiere una tarea titánica y el duro trabajo de los monjes. Porque, en realidad, se trata de desarrollar un sistema que pueda leer críticamente el discurso sobre nosotros y que nosotros mismos llevemos alegremente sin una mente crítica. Este esfuerzo debe impulsarnos a buscar formas y medios que permitan al africano «ser y hacer por sí mismo y para sí mismo según un orden que excluya la violencia» (Fabien Eboussi Boulaga).

Redescubrir el significado del trabajo

Pero seamos claros: es inútil creer que «salir del complejo perseguido» es la panacea. No es la poción mágica que, en un abrir y cerrar de ojos, curaría a África de todos sus males. Tampoco es un sésamo el que sacaría a África del embrollo que parece arrastrarla inexorablemente hacia las profundidades de la miseria y la decadencia social. No puede ser un agua bendita que, por feliz fortuna, exorcizaría instantáneamente a todos los tiranos que el continente negro ha amasado y alimentado con la leche de su madre. Esto significa que, por muy urgente que sea, salir del complejo perseguido es la única manera de abordar los problemas africanos de hoy en día.  Por lo tanto, debemos redescubrir el significado del trabajo. Porque, no se puede decir lo suficiente, el trabajo ennoblece al hombre.

La importancia de trabajar la tierra

Y, para el hombre africano, nos parece oportuno valorar el trabajo de la tierra. Ante las terribles hambrunas, la reaparición de enfermedades como el kwashiorkor y otros males que atestiguan la inseguridad alimentaria, huelga decir que el sector agrícola puede sacar al continente negro de la perenne miseria y escasez, que nos están robando razones para la esperanza. Recordemos la llamada revolución verde en China e India. No cabe duda de que estos dos países han logrado erradicar de manera espectacular, gracias a la agricultura, la inseguridad alimentaria que casi diezmó sus poblaciones. Habiendo entrado en la noche de los tiempos, su escasez de alimentos de ayer se ha convertido, hoy, en el recuerdo de un pasado que se ha ido para siempre. Y, como la palabra revolución no es un tabú, y mucho menos un tabú, con un poco de buena voluntad nosotros también somos capaces de lograr lo que otros han logrado bajo otros cielos.

La importancia de la infraestructura agrícola

Para ello, hay que pensar en la infraestructura rural que permitirá unir los pueblos del interior, abrir las zonas rurales y, al mismo tiempo, establecer la conexión con las ciudades. Es la infraestructura la que determinará en gran medida los costos de comercialización y, por lo tanto, sin forzar las cosas, reducirá el éxodo rural en favor de la sedentarización de los agricultores. 

Un sueño social

Este es el lugar para hacer nuestras las palabras del Papa en su exhortación apostólica post-sinodal Querida Amazonia: «Nuestro sueño es el de una África (Nota del editor: el Santo Padre por Amazonia) que integre y promueva a todos sus habitantes para que puedan fortalecer una buena vida… Aunque África se enfrente a un desastre, hay que subrayar que una verdadera comprensión del problema africano se transforma siempre en un enfoque social que debe integrar la justicia en los debates sobre el medio ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el de los pobres» (Q.A P.13).

África no morirá; vivirá

De hecho, nuestra situación actual no es inevitable. Pero, para que este credo se convierta en una realidad palpable, nos parece importante salir de nuestro «complejo perseguido» y trabajar por el establecimiento de un África donde la vida sea buena. Sólo combinando simultáneamente estos dos elementos podemos esperar ver que nuestras cicatrices de la colonización y la trata de esclavos den paso a una sonrisa curada por el bienestar de sentirse en casa. Estamos firmemente convencidos de que cuando África se levante, el mundo se moverá, y el Mediterráneo ya no podrá engullir nuestros restos mortales; porque el El dorado ya no estará en otra parte, hará su hogar en medio de nosotros. ¡Honnis soit qui mal y pense!

CCJ NOTICIAS

Compartir