El agua, una fuente de vida que debe ser protegida y transmitida

Este martes, 1 de septiembre, será el Día Mundial de la Oración por el Cuidado de la Creación. Establecido por el Papa Francisco en 2015, coincide con el comienzo del año litúrgico de las Iglesias Ortodoxas y abre la «Tiempo de la creación», que termina el 4 de octubre, la fiesta de San Francisco de Asís.

El Santo Padre ve en esta iniciativa una oportunidad para que los creyentes «renueven su adhesión personal a su vocación de guardianes de la creación», para «dar gracias a Dios por la maravillosa obra que nos ha confiado» e «invocar su ayuda y misericordia por los pecados cometidos contra el mundo en que vivimos».

«Aqua, fons vitae»

En el Vaticano, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral está plenamente comprometido con este tema central del pontificado de Francisco, deseoso de considerar todos los elementos que contribuyen a la elaboración de un nuevo paradigma para un renovado «modelo de desarrollo humano e integral». Entre estos elementos, el agua adquiere una dimensión esencial. El Sumo Pontífice, además, se ha expresado varias veces sobre este tema, especialmente sobre la desigualdad de acceso al agua potable. El precioso líquido y las cuestiones relativas a su protección son objeto de un largo documento titulado «Aqua Fons Vitae». Orientaciones sobre el agua: símbolo del grito del pobre y de la tierra», publicado en junio por el mismo dicasterio y disponible en español aquí.LEA TAMBIÉN19/08/2020

Tebaldo Vinciguerra, casado y padre de familia, está a cargo de los asuntos ambientales en el Dicasterio del Servicio de Desarrollo Humano Integral. En primer lugar, habló de la recurrencia del agua en las Escrituras y la tradición cristiana y los símbolos asociados a ella:

Me gustaría ofrecerles una primera reflexión sobre el pozo, que se encuentra esencialmente en el Antiguo Testamento -pienso en el Génesis- pero también en el Evangelio, cuando Jesús se encuentra con la mujer samaritana. El agua tiene una dimensión social e institucional. Es el lugar donde nos encontramos, donde se juegan las relaciones entre los que viven en la ciudad o el pueblo y el extranjero, entre el hombre y la mujer, entre el que pide agua y el que la recibe; el agua aparece realmente como algo que permitirá tejer relaciones. Hay pozos que tienen una dinámica de conflicto: vemos, por ejemplo, en la Escritura, pozos que se taponarán, acusaciones alrededor de los pozos… Pero al final, es el hecho de reunirse alrededor de algo esencial para la vida humana, para el ganado lo que hará nacer una sociedad, una coexistencia, que hará nacer la paz en la memoria. Es el paso del tiempo. Es el pozo de Jacob, es «el pozo de nuestros padres». El agua como elemento de encuentro, de memoria y de paz que Jesús utilizará, tan importante es, para hablar de su propio ministerio, de su propia venida. Él es el «que tiene sed», y es una sed constante, porque el agua no apaga nuestra sed definitivamente y aun así tendremos sed.

Una segunda dimensión será la de la curación. Tenemos la piscina en la que los enfermos intentan sumergirse, el agua de la saliva de Jesús que usará para curar al ciego, el agua que viene a curar de forma escatológica cuando la lanza atraviesa el pecho de Jesús. Veo esta curación del agua en el bautismo. La liturgia de la Iglesia Católica tiene hermosas bendiciones que nos recuerdan su poder curativo y regenerativo.

A la luz de todos estos símbolos tan fuertes que evocas y que el agua representa, ¿por qué es importante para el creyente, para los fieles católicos, defenderla?

El agua es la vida, es el medio ambiente y la salud. La necesidad de defender el agua es tanto más fuerte si no concebimos la defensa del agua como algo muy utilitario, muy limitado a un aspecto legal. No hay que limitarse a preservar la calidad del agua, sólo lo suficiente para evitar una multa, sólo lo suficiente para asegurar que el volumen de negocios de la pescadería no se vea amenazado, y así sucesivamente. No es sólo eso. El creyente ve en el agua un regalo de Dios. La Iglesia Católica nos insta a ver este don como algo de validez o destino universal.

El destino universal del agua es para todas las generaciones. ¿Qué agua pasaremos a las generaciones futuras? ¿Qué agua hemos recibido? No se trata sólo de la contaminación del agua, la temperatura o la materia, sino también de las instituciones. ¿Qué acceso al agua? ¿Qué educación, qué justicia? ¿Qué tribunales pueden establecerse para proteger los derechos de las numerosas personas que no tienen acceso al agua potable?

¿Cómo se ve amenazada esta fuente de vida hoy en día?

La fuente de la vida está esencialmente amenazada por la contaminación. No toda la contaminación es causada por las actividades humanas, porque alguna contaminación puede ocurrir naturalmente – cuando hablamos de aguas salobres, por ejemplo. El agua puede ser contaminada en las alcantarillas de las ciudades, por ciertos productos químicos del mundo agrícola o del mundo farmacéutico e industrial, la extracción de ciertos recursos -minería y depósitos de petróleo- tanto en tierra como en los mares, también puede contaminar el agua.

Otra amenaza está vinculada a los conflictos de uso que pueden exacerbarse dramáticamente en torno al agua: rivalidades, grandes sequías, embalses de agua atacados por ametralladoras pesadas, presas también atacadas durante guerras civiles o insurrecciones. La violencia y la desesperación pueden golpear a algunas comunidades, aquí estoy pensando más en América Latina, cuando el precio del agua potable sube bruscamente. También cuando una parte de los flujos de agua, de los que dependían los pastores y campesinos de la zona, se desvían para un proyecto industrial o para extraer recursos del suelo, sin aportar nada a las comunidades locales.

Ya que todavía estamos, en muchos países, muy preocupados por este coronavirus, pensemos en el viejo dicho: «lávate las manos». Debemos ser conscientes de que esto no es posible para todos los que quieran hacerlo. En muchos países, incluso en los hospitales o centros de salud, la higiene, el saneamiento adecuado y los retretes eficaces no están garantizados. Esto es un gran desafío. Sin agua, es difícil dar a luz, es difícil cuidar a los enfermos o combatir una epidemia, proteger a los profesionales de la salud, los capellanes, los pacientes y sus familias. Y esta es un área de trabajo prioritaria para la Iglesia, en este momento y desde hace muchos siglos.

CCJ NOTICIAS

Compartir