Iglesia dominicana reitera su rechazo a la legalización del aborto

En una visita a la Cámara de diputados, el obispo Masalles y responsables de la Pastoral de Vida y Familia, reiteran la postura de la Iglesia dominicana a favor de la vida y la inconstitucionalidad de los intentos por despenalizar el aborto.

“Los derechos del hombre no están subordinados ni a individuos ni a los padres, y tampoco son una concesión de la sociedad o el Estado: pertenecen a la naturaleza humana y son inherentes a la persona en virtud del acto creador que la ha originado”. Así lo expresa un documento sobre el derecho a la vida y la postura de la Iglesia ante el aborto que monseñor Víctor Emilio Masalles, obispo de Baní, junto a una representación de las Comisiones Nacionales de Pastoral de Vida y de Familia de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), entregó al presidente de la Cámara de Diputados Alfredo Pacheco, ante la posible reapertura del debate sobre el aborto en el país.

Precisamente, de la presidencia de la Cámara de Diputados surgió, la semana pasada, la propuesta de eliminar la prescripción del Código Penal que castiga el aborto para convertirlo en una ley específica que contemple su despenalización. La discusión se presenta porque actualmente, el Proyecto de reforma del Código Penal está varado en la Cámara baja por el tema de la legalización del aborto. Al respecto, Monseñor Masalles recalcó, durante la reunión, que el tema de la despenalización del aborto amenaza con reabrir “un debate agotado a nivel nacional” y retrasa la entrada en vigor de un marco jurídico, como lo es el Código Penal, «necesario y urgente» en cuanto aporta soluciones a la justicia penal dominicana y  respeta íntegramente la Carta Magna.

“La Iglesia Católica está completamente de acuerdo con el Proyecto de Ley de Código Penal tal como ha sido presentado hace unos días en la Cámara de Diputados, pues se apega fielmente a los principios constitucionales que rigen la República Dominicana y es el fruto de largos años de debates y discusiones que llevaron a construir el consenso actual”, dice el documento. En este contexto, la CED exhorta a los parlamentarios para que el nuevo Código Penal sea ratificado tal como fue aprobado por el Poder Legislativo.

Durante el encuentro, que tuvo lugar la semana pasada, en el Congreso Nacional, monseñor Masalles entregó el documento con las consideraciones médica y jurídicas de la Iglesia sobre el derecho a la vida desde la concepción. El mismo, refuta detalladamente las tres causales de aborto que se pretenden introducir con el Proyecto de Ley de Causales para el Aborto: cuando la vida o la salud de la mujer se encuentra en peligro, cuando el feto es incompatible con la vida extrauterina y cuando el embarazo es producto de una violación.

Al respecto, documento  de la CED  afirma que elaborar  leyes que permiten las causales tiene como finalidad hacer desaparecer el carácter disuasivo del marco legal y abrir una brecha jurídica. Además subraya que estos intentos de legalizar el aborto son producto de presiones económicas que vienen del exterior y que casi la totalidad de los abortos practicados en el país no entran dentro de la categoría de las causales propuestas. “La liberalización del aborto normalmente es una vía fácil para la solución de los embarazos no deseados, y también representa un negocio rentable para muchos. Además, lo único que se logra es aumentar el número de abortos de una nación”, señala el documento.

La Iglesia dominicana  reitera su llamado a la Cámara de Diputados y el Senado de la República Dominicana para aprobar el Proyecto de Código Penal: “Es necesario mantener la coherencia con nuestras garantías constitucionales y el respeto al Derecho a la Vida, por lo que no podemos retroceder, ni mucho menos contradecir nuestros propios principios” concluye.

CCJ NOTICIAS

Compartir