La cúpula de Brunelleschi en Florencia. Los 600 años de una empresa imposible

La cúpula de Santa María del Fiore en Florencia de Filippo Brunelleschi, la más grande del mundo en mampostería, celebra el 600 aniversario de la colocación de la primera piedra. Las numerosas celebraciones previstas para el centenario se han aplazado debido a la pandemia. Una obra maestra única de inspiración para los artistas de todos los tiempos, en primer lugar, de Miguel Ángel.

Una presencia material y espiritual en el espacio urbano. Un símbolo de la transición de la Edad Media al Renacimiento. Un estímulo para atreverse. Todo esto es la Cúpula de Santa María del Fiore en Florencia,  obra maestra de Filippo Brunelleschi, cuya construcción comenzó hace exactamente 600 años, el 7 de agosto de 1420.

El desafío de «voltear la cúpula»

Un verdadero desafío para el florentino que vinculó su nombre a una empresa considerada imposible: la finalización de la iglesia diseñada por Arnolfo di Cambio a finales del siglo XIII. La construcción de Santa María del Fiore se había detenido durante más de 120 años ante el desafío ingenioso de «voltear la cúpula», es decir, la construcción del techo del cráter ciclópeo que había quedado abierto al cielo. Una hazaña que asustaba incluso a los más expertos. El riesgo de derrumbe fue considerado de hecho como una certeza por la mayoría de las personas, pero Brunelleschi, habiendo ganado el concurso, refutó toda predicción sombría y dio forma a lo que el mundo de hoy identifica con Florencia.

Fe y talento

Así, el arquitecto respondió a quienes le sugirieron la posibilidad de un fracaso: «Recordándome que este es un templo sagrado para Dios y la Virgen, confío en que, en su memoria, no dejará de infundir el conocimiento donde no está, y de dar fuerza y sabiduría e ingenio a quienes serán los autores de tal cosa». La «regla de construcción» adoptada preveía una cúpula, que descansaba en el tambor octogonal, compuesta por dos casquetes separados, pero interconectados, y una armadura autoportante, es decir, fijada a los círculos de ladrillos que se elevaban gradualmente.

Aquel almuerzo en la cúpula

45,5 metros de diámetro interior, una altura desde el suelo hasta la linterna de 116 metros, 40 mil toneladas. Se necesitaron aproximadamente 2 millones de horas de trabajo para completar el trabajo el 31 de agosto de 1436. Un desayuno y un almuerzo en la parte superior de la cúpula marcaron el comienzo y el final de la obra.  Fueron ofrecidos por la Opera del Duomo en memoria de Francesco Gurrieri, arquitecto y ex profesor de «restauración de monumentos» de la Universidad de Florencia, citando las crónicas de comidas basadas en «vino bermellón y un frasco de trebiano y pan y melón».

Símbolo de la belleza y el orden de la creación

«Sin duda, todavía impacta la inmanencia de la cúpula sobre la ciudad desde donde se la mire», explica a Vatican News. «A ella podríamos aplicar el hermoso concepto de abstracción, expresado por el famoso historiador de arte Cesare Brandi». La cúpula de Santa María del Fiore, con un millón de visitantes al año, es una atracción internacional porque es el símbolo del Humanismo, la belleza y el orden del universo, y resume en sus formas y en el rojo de los más de cuatro millones de ladrillos que conforman toda la experiencia de estudio adquirida por Brunelleschi durante su viaje a Roma, en compañía de Donatello. Es una obra que vincula el pasado clásico con el futuro: se hace eco de las formas del Panteón, inspira la cúpula de San Pedro de Miguel Ángel en el Vaticano y sigue siendo un modelo para la arquitectura contemporánea.

El estímulo para atreverse

«Creo que la cúpula puede considerarse un estímulo para osar», continúa Gurrieri: «un impulso a la investigación científica y tecnológica». Renzo Piano, por ejemplo, que comenzó sus estudios de arquitectura en la facultad de Florencia, subrayó recientemente lo mucho que su familiaridad, su relación con la cúpula, han sido un incentivo y un estímulo para sus aplicaciones tecnológicas».

La mirada al cielo

La obra de Brunelleschi es testimonio de la fuerza, la inteligencia y la renovada confianza en sí mismo del hombre del siglo XV. Así lo describió el humanista y gran teórico de la arquitectura genovesa, León Battista Alberti: «Structura si grande, erta sopra è cieli, ampla da coprire chon sua ombra tutti e popoli toscani”. El centenario de la Cúpula de Santa María del Fiore, cuyas celebraciones se han aplazado debido a la emergencia Covid,  es un estímulo para que nuestra época vaya más allá de las dificultades y mire al cielo con confianza.

CCJ NOTICIAS

Compartir