Paciencia, la virtud de la vida cotidiana

El nuevo artículo del padre Lombardi: seguiremos necesitándola, sería imprudente pensar que toda esta historia ha terminado. Pero no solo es una cualidad de amor necesaria hacia los demás: también es una dimensión de nuestra fe

Ya sea en el momento del confinamiento por la pandemia como en el momento de la reanudación de las relaciones y actividades, se ha pedido y se sigue pidiendo a todos nosotros mucha paciencia, a la que probablemente no estábamos acostumbrados. Vivir juntos durante mucho tiempo en la familia en el espacio limitado de un alojamiento, sin poder recurrir a la evasión o la relajación o los encuentros alternativos habituales, sentir la presión del miedo al contagio y las preocupaciones sobre el futuro, ciertamente pone a prueba el equilibrio y la solidez de nuestras relaciones. Y no es muy diferente en las comunidades, incluso en las religiosas, a pesar de los tiempos de oración y las reglas de comportamiento consolidadas. La tensión, la incertidumbre, el nerviosismo se han hecho sentir incluso en el caso de la ausencia de infecciones efectivas.

Entre las muchas virtudes que en este período se han vuelto más preciosas de lo habitual, existe también la de la paciencia. Y creo que continuaremos necesitándola porque, como sabemos, sería muy imprudente pensar que toda esta historia ya ha terminado.

La paciencia es una virtud de la vida cotidiana. Sin ella, las relaciones entre parejas, familias y trabajo se vuelven cada vez más tensas antes o después, marcadas por colisiones o conflictos, quizás incluso imposibles de vivir al final. Es necesario crecer en una escuela de aceptación y acogida mutua que, aunque si es hermosa, también tiene sus aspectos de desgaste. Pero la forma de pensar común de hoy no nos ayuda a tomar este esfuerzo como el precio de algo grande. De hecho, a menudo alimenta la intolerancia y la crítica de los defectos y limitaciones de los demás y propone romper con facilidad y rapidez como la única solución a los problemas. ¿Pero es eso correcto?

El «Himno a la caridad» que San Pablo plantea en su primera carta a los corintios (c.13, 1-13), no debe considerarse como un texto poético sublime, sino como un «espejo» en el que podemos verificar si nuestra caridad sigue siendo una palabra vana o puede traducirse en actitudes cotidianas concretas. San Pablo enumera 15 de estas actitudes. La primera es: «la caridad es paciente»; la última es: «la caridad soporta todo». Y también otras varias entre las enumeradas tienen mucho que ver con la «caridad paciente». Así, la caridad «es benigna … no se enoja … no toma en cuenta el mal recibido…».

Pero la paciencia no es solo una cualidad necesaria del amor diario por nuestros seres queridos y todos los demás con quienes tenemos que vivir. También es una dimensión de nuestra fe y nuestra esperanza a través de todos los eventos de la vida y la historia. Santiago nos invita a mirar al granjero, como el que sabe que se debe esperar: “Tengan paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. Miren al granjero: espera pacientemente el precioso fruto de la tierra hasta que recibe las lluvias de otoño y las de primavera. Sed pacientes también ustedes, fortalezcan sus corazones» (Jas 5, 7-8).

Para los primeros cristianos, la paciencia está estrechamente vinculada a la perseverancia en la fe durante las persecuciones y dificultades a las que estaban expuestos como una comunidad pequeña y frágil en los acontecimientos de la historia. Por lo tanto, hablar de paciencia también es siempre hablar de prueba, de sufrimiento a través del cual estamos llamados a pasar en nuestro camino. San Pablo nos involucra en una dinámica que nos toma y nos lleva lejos. En esta dinámica, la paciencia es un pasaje inevitable: “La tribulación produce paciencia, la paciencia una virtud probada y la virtud probada esperanza. La esperanza entonces no decepciona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo que nos ha sido dado» (Rom 5: 3-5).

La prueba de la pandemia es sin duda una causa de tribulación por muchas razones diferentes, requiere caridad paciente en las relaciones con otras personas cercanas a nosotros, requiere paciencia en la enfermedad, requiere paciencia con visión de futuro para combatir el virus y reanudar el viaje en solidaridad con la comunidad eclesial y la comunidad civil de la que formamos parte. ¿Podremos superar el nerviosismo, el cansancio y el cierre en nosotros mismos para refrescar nuestros corazones con probada virtud y esperanza? La Carta a los Hebreos (c.12) nos invita a mantener nuestra mirada fija en Jesús como un ejemplo de paciencia y perseverancia en la prueba. Y Jesús, al final de su discurso sobre las tribulaciones por las que tendrán que pasar sus discípulos, pero en las que no les abandonará, nos dice una palabra preciosa para acompañarnos siempre, incluso hoy: «¡En vuestra paciencia ganareis vuestras vidas!» (Lc 21,19).

CCJ NOTICIAS

Compartir