Taizé: El hermano Roger y la continuidad de un encuentro

Entrevista al hermano Alois, prior de la comunidad de Taizé, publicada en L’Osservatore Romano el pasado 19 de agosto, por los ochenta años de la fundación de la comunidad.

Charles de PechpeyrouLEA TAMBIÉN20/08/2020

Comunidad de Taizé: “Una parábola de comunión”

Ochenta años después de la fundación de la comunidad ecuménica en un pequeño pueblo de la Borgoña, son ahora los hijos, los padres y los abuelos de todos los continentes los que rezan juntos en Taizé: un camino común del que se alegra el actual prior, el hermano Alois, entrevistado por «L’Osservatore Romano». El monje alemán recuerda naturalmente a su predecesor, Roger Schutz, fallecido el 16 de agosto de 2005 a la edad de 90 años, que quería crear no un movimiento organizado sino más bien «un lugar de paso para reunir las fuentes de la fe», insistiendo en que las tres oraciones comunes permanezcan en el centro de los encuentros de jóvenes y que los hermanos sean ante todo personas que escuchen a los que participan en estos encuentros. Finalmente, comentando la emergencia del coronavirus, que requería algunas medidas especiales dentro de la comunidad, el hermano Alois esperaba que la unidad prevaleciera, más que el ensimismamiento.

Taizé está celebrando su 80 aniversario este año. ¿Puede decirnos qué cambió – y qué no ha cambiado – en la comunidad entre 1940 y 2020?

En 1940 el hermano Roger fue el único que llevó adelante el proyecto de crear una comunidad. Hoy somos cien hermanos. Este es un gran cambio. Además, cada año recibimos a miles de jóvenes de todos los continentes, y esta es otra gran evolución que aún hoy nos sorprende. Lo que no ha cambiado, sin embargo, es el corazón de nuestra vocación. Cuando el hermano Roger llegó a Taizé en agosto de 1940, la situación mundial tenía poco que ver con la situación actual. Sin embargo, su primera intuición sigue siendo profundamente actual: insertar una vida espiritual, una búsqueda de Dios, donde están las fracturas del mundo. En ese momento se trataba de acoger a los refugiados, especialmente a los judíos, durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día seguimos acogiendo refugiados en Taizé y algunos de nuestros hermanos y hermanas viven en pequeñas fraternidades en lugares particularmente indefensos del mundo actual. En los años que siguieron a la creación de la comunidad, los primeros hermanos que se unieron a Roger vivían del trabajo de la granja, en condiciones muy simples. Hoy en día seguimos ganándonos la vida, de diferentes maneras, sin aceptar donaciones, regalos o herencias. La regla que nuestro fundador escribió a principios de los años 50 sigue inspirándonos hoy en día: anotó en ella las ideas espirituales esenciales que tenía sobre sus hermanos. Entre éstas, yo subrayaría dos: el deseo de estar presente en nuestro tiempo, permaneciendo siempre atento a las llamadas que el Evangelio nos dirige; y la búsqueda de la unidad entre los cristianos, no como un fin en sí mismo, sino como un testimonio del Evangelio y también como un factor de paz para toda la humanidad. Lo que nunca ha cambiado, finalmente, es la regularidad de nuestra oración común, tres veces al día, aunque sus formas de expresión han cambiado, especialmente a través de los llamados cantos de Taizé.

Momento de oración en la Iglesia de la Reconciliación de Taizé.

Momento de oración en la Iglesia de la Reconciliación de Taizé.

¿Cómo se articulan los intercambios entre las diferentes generaciones que han frecuentado y frecuentan la comunidad?

En el seno de la comunidad vivimos a diario este diálogo entre generaciones: entre los hermanos mayores que llegaron a Taizé hace sesenta o incluso setenta años y los más jóvenes, que en su mayoría no conocían al hermano Roger, existen evidentemente diferencias considerables. Estamos muy agradecidos a las primeras generaciones que han podido acompañar los cambios en la comunidad, en la acogida de los jóvenes o en las opciones litúrgicas, por ejemplo. Con los peregrinos, por supuesto, se crea una hermosa plataforma para el diálogo: cada semana del año los jóvenes son los más numerosos, pero también hay adultos, padres con hijos, ancianos. Hay muchos intercambios entre ellos y esta dimensión del encuentro me parece muy importante. Y luego otro aspecto me hace feliz: cuando los jóvenes me explican que han venido por sugerencia de sus padres o abuelos, a veces incluso con ellos. Tres generaciones que encuentran el camino a nuestra pequeña colina, esto nos sorprende.

¿Cómo se mantiene la continuidad de Taizé a lo largo de los años mientras que otros movimientos nacidos después de la guerra parecen extinguirse con el paso del tiempo?

Somos los primeros en maravillarse de esta continuidad. No sé cómo explicarlo, pero lo veo como uno de los más bellos legados del hermano Roger: a través de todos los cambios que han tenido lugar de una generación a otra, siempre ha insistido en que las tres oraciones comunes permanezcan en el centro de los encuentros de jóvenes y, por otra parte, siempre nos ha llamado a ser, en primer lugar, personas que escuchan a los que participan en estos encuentros. Nunca quiso crear un movimiento organizado, sugiriendo más bien que Taizé siguiera siendo un lugar de paso para reunir las fuentes de la fe. Todas las noches en la iglesia, después de la oración común, con los hermanos y hermanas estamos disponibles para todos aquellos que deseen hablar cara a cara. Y me llama la atención la profunda sed espiritual que muchos expresan. Hoy en día parece que para las generaciones más jóvenes la fe está a menudo ligada a un compromiso concreto. Por otro lado, los más jóvenes es muy consciente de las cuestiones ecológicas. No sólo hablan de ellas, sino que quieren comprometerse concretamente para salvar el medio ambiente. Depende de nosotros, por lo tanto, caminar a su lado y ayudarles a establecer un vínculo con la fe. A menudo esperan palabras fuertes de la Iglesia sobre estos temas.

Tumba del hermano Roger en Taizé

Tumba del hermano Roger en Taizé

Hace unos días, se celebró el decimoquinto aniversario de la muerte del hermano Roger, asesinado el 16 de agosto de 2005 por una mujer desequilibrada, en la Iglesia de la Reconciliación de Taizé. ¿De qué manera su legado espiritual y humano está siempre presente?

Es cierto, estos dos aniversarios son una gran oportunidad para dar gracias por la vida y el trabajo de nuestro fundador. No se trata de mirar hacia atrás, sino de alegrarse juntos por todos los frutos que su vida sigue dando. En lo que respecta a la Iglesia, su contribución más importante sigue siendo la búsqueda incansable de la unidad. Desde el principio el hermano Roger tuvo el deseo de poner la búsqueda de la unidad en el centro de la comunidad, de modo que experimentara la unidad antes de hablar de ella. Aún hoy los Hermanos, que crecieron en diferentes Iglesias y ahora viven bajo el mismo techo, se esfuerzan por anticipar la unidad del futuro. La unidad de la familia humana era una idea central, una preocupación que marcó toda la vida del hermano Roger. Después de la Segunda Guerra Mundial, hubo una emergencia: la reconciliación entre pueblos divididos. Aunque los problemas han cambiado obviamente, creo que la importancia de la unidad de nuestra familia humana sigue siendo más urgente que nunca. Una tercera contribución sigue siendo muy actual: el testimonio de que no hay contradicción entre la vida interior y la solidaridad, sino por el contrario un vínculo profundo. Como dijo el teólogo ortodoxo Olivier Clément, los jóvenes de Taizé pueden hacer este sorprendente descubrimiento: nada es más responsable que la oración. Finalmente, dentro de la comunidad, Roger Schutz insistió mucho en la vida fraterna: quería que fuéramos un solo cuerpo, que expresáramos una «parábola de comunión». Estoy feliz de que sigamos viviendo alimentados por esta intuición. Nunca será nuestra meta convertirnos en una gran institución, sino que pretendemos seguir siendo una pequeña comunidad en la que los lazos fraternales prevalezcan sobre todo lo demás.LEA TAMBIÉN15/08/2020

¿Cómo han tenido que reorganizarse la comunidad y el sitio de Taizé ante la pandemia de coronavirus? ¿Qué medidas se han adoptado? ¿Cómo se han adaptado?

Los hermanos, para limitar los riesgos de contagio, nos hemos dividido desde el principio en ocho centros, y esto nos ha permitido redescubrir la vida fraterna de una manera diferente. Fue como un año sabático, vivido todos juntos. Tuvimos que adaptarnos a esta situación sin precedentes de muchas maneras. Un ejemplo concreto: acogimos a tres familias yazide en Taizé, y un hermano ayudó a los niños a hacer sus deberes (con el encierro todo tenía que hacerse online). La hospitalidad está en el corazón de lo que queremos vivir como comunidad y por lo tanto fue muy difícil renunciar a ella a mediados de marzo, cuando comenzó el encierro. Esto nos animó a tomar varias iniciativas a través de Internet, en particular la difusión en directo de la oración de Taizé todas las tardes y también un fin de semana «en la red» que reunió a unos cuatrocientos jóvenes adultos. El programa incluía meditaciones bíblicas, compartir en pequeños grupos virtuales, talleres. La respuesta fue positiva y haremos una segunda propuesta similar durante el último fin de semana de agosto. Desde mediados de junio se ha restablecido el servicio de acogida en Taizé y se han adoptado una serie de medidas sanitarias para garantizar la máxima protección para todos. Estamos en estrecho contacto con las autoridades civiles para adaptar nuestras directivas. Los jóvenes están mostrando una gran responsabilidad en esta difícil situación por la que todos estamos pasando.

¿Qué es lo que más te preocupa de la crisis del coronavirus?

En primer lugar, el sufrimiento que tantas personas experimentan: la prueba de la enfermedad, la muerte de un ser querido, la soledad de tantas personas. Hay consecuencias muy duras que tendremos que enfrentar, ya sean económicas, sociales o incluso psicológicas. Por ejemplo, pienso en los niños que durante meses no han podido abrazar a sus abuelos. Otra cosa que me preocupa es la tentación de ensimismarse. Espero sinceramente que la unidad y la solidaridad prevalezcan sobre las acusaciones que vemos asomarse aquí y allá: no habría nada más inútil que buscar chivos expiatorios para la pandemia. Continúo llevando esto en mi oración: que la unidad prevalezca.

Encuentro de Taizé en la Catedral greco-católica de Breslavia

Encuentro de Taizé en la Catedral greco-católica de Breslavia

Frente a la crisis de los COVID-19, ¿cómo puede Taizé ayudar a mantener la esperanza mientras la sociedad es un barco que hace agua por todos lados?

Todos estamos en esta barca. Y no tenemos ninguna respuesta preparada. Siempre debemos volver a la fuente de nuestra esperanza, que es la resurrección de Cristo. En el Evangelio no son las predicciones apocalípticas las que tienen la última palabra, sino que el horizonte final es la resurrección. Despertar esta esperanza a través de la oración personal pero también a través de nuestras celebraciones: esto nos ayudará a enfrentar la realidad, no a endulzarla. También hay que destacar todos los gestos de solidaridad y los signos de esperanza hechos en este difícil período. Estoy impresionado por todo lo que escucho sobre ello. Desde el mes de marzo hemos recibido mensajes muy fuertes de algunos amigos, por ejemplo del norte de Italia, explicando cómo se puso en marcha esta solidaridad. Otro ejemplo muy reciente ha llegado del Líbano, un país tan probado y al que estamos estrechamente vinculados: tras las terribles explosiones del puerto de Beirut, varias familias bajaron de las colinas y montañas circundantes para ayudar a limpiar los escombros y acoger a las familias cuyas casas habían sido destruidas. Hay naciones y políticos en Europa que apuestan por una mayor solidaridad: nos gustaría apoyarlos. Esto da la esperanza de una mayor fraternidad entre los países y también con los diferentes continentes. Sí, creo profundamente que la gran mayoría de la gente tiene sed de hermandad. Y este es un buen momento para fortalecer esa aspiración. En la encíclica Laudato si’, el Papa Francisco subraya el esencial «desarrollo de instituciones internacionales más fuertes y mejor organizadas». Es cierto: el virus no conoce fronteras, pero tampoco la sed de solidaridad y fraternidad.

¿Qué dicen y piensan los jóvenes de Taizé sobre la crisis sanitaria, económica y social vinculada al COVID-19?

Me gustaría mencionar algunas preocupaciones que advierto cuando hablo con ellos y que no sólo están relacionadas con la actual pandemia. Hay un genuino temor al futuro entre muchos jóvenes. Algunos sufren por las crecientes desigualdades, cuyos efectos ya se pueden observar en la escuela. Como dije antes, también veo una fuerte demanda de cambio por parte de las generaciones más jóvenes ante la emergencia climática. Recuerdo, por ejemplo, un intercambio que tuvo lugar una noche en nuestra iglesia con un joven voluntario portugués que me llamó la atención sobre el creciente compromiso de muchos jóvenes con las cuestiones ambientales. Su invitación, como la de otros jóvenes que van en la misma dirección, ha dado lugar, en los últimos meses, a una reflexión ecológica en Taizé, donde los jóvenes son una fuerza motriz. Probablemente estamos ante un verdadero momento de conversión: simplificar todo lo que puede estar en nuestra forma de vida, sin esperar a que los cambios se impongan desde arriba. Recordándonos al mismo tiempo que la simplicidad nunca significa una ausencia de alegría, sino que puede coincidir con un espíritu de fiesta. Me parece que la Iglesia tiene un papel importante en la comunicación de estos valores que vienen directamente del Evangelio.

Taizé, Francia

Taizé, Francia

CCJ NOTICIAS

Compartir