Unicef América Central: doble amenaza para los niños, el COVID y los huracanes

El Covid-19 está causando grandes estragos en América Central y del Caribe. UNICEF afirma en un comunicado que los niños que viven en estas zonas podrían enfrentar la amenaza adicional de tormentas catastróficas cuando la temporada de huracanes de 2020 entre en una fase más activa.

En toda América Central y el Caribe, más de 70 millones de niños y adolescentes se ven afectados directa o indirectamente por la pandemia de COVID-19. Muchos de esos niños que viven en las zonas costeras de América Central y el Caribe podrían enfrentar la amenaza adicional de tormentas catastróficas cuando la temporada de huracanes de 2020 entre en una fase más activa.

Las tormentas y sus repercusiones

«Los viajes, los daños a la infraestructura y la interrupción de los servicios causados por las tormentas, en particular en las zonas costeras, podrían hacer que los niños y las familias fueran más vulnerables a la enfermedad y sus repercusiones», explica el Presidente del UNICEF en Italia, Francesco Samengo.  LEA TAMBIÉN17/06/2020

En este sentido, a UNICEF le preocupa especialmente que una fuerte tormenta pueda socavar gravemente los esfuerzos que se están realizando para detener la transmisión de la enfermedad.

La emergencia sanitaria del COVID

Tal como explica la organización a través de un comunicado, «el virus podría propagarse fácilmente a los refugios de emergencia atestados o a los lugares de evacuación donde sería difícil asegurar el distanciamiento físico. Al mismo tiempo, las medidas de control existentes, como el lavado de manos y la gestión cuidadosa de los casos, podrían fracasar si se dañan o destruyen las instalaciones esenciales de agua, saneamiento e higiene.  

Por otra parte, la pandemia ya está ejerciendo presión sobre los sistemas de salud nacionales y locales de la región, lo que plantea graves interrogantes sobre la forma en que podrían hacer frente a un huracán catastrófico. Mientras tanto, las restricciones de movimiento y los déficit presupuestarios relacionados con la pandemia podrían obstaculizar los esfuerzos nacionales de preparación para los huracanes. 

Aumento de intesidad en las tormentas

Asimismo, UNICEF publicó en un informe reciente, que se prevé que en los próximos años la región del Caribe en particular experimentará un aumento de la intensidad de las tormentas y el consiguiente desplazamiento de la población.

La Administración Nacional del Océano y la Atmósfera ya ha predicho que hay un 60% de probabilidades de que la temporada de huracanes de 2020 exceda la actividad normal de los huracanes, con un promedio de 15 tormentas identificadas, incluidos 8 huracanes y 4 huracanes importantes. 

CCJ NOTICIAS

Compartir