El Día de la Mujer Hondureña se celebra cada 25 de enero. No es una fecha escogida al azar. Ese mismo día, pero en 1955, las hondureñas protagonizaron una conquista política histórica: el derecho a votar. El entonces presidente, Julio Lozano Díaz, emitió un decreto ministerial que permitía, aunque con algunas restricciones, que las mujeres del país acudieran a las urnas. Por primera vez, sus voces salían del ámbito doméstico al que habían estado recluidas.

Han pasado casi 65 años desde que las mujeres hondureñas consiguieran su derecho al voto. Por suerte, no ha sido su único logro. En los últimos años, el Gobierno ha realizado bastantes avances políticos y legislativos relacionados con los derechos de la mujer y la igualdad de género. Algunos de los principales son:

• Ley de Igualdad de Oportunidades de la Mujer

• Ley de Igualdad Salarial

• La Ley de Lucha contra la Violencia Doméstica

• Cupos electorales para aumentar la participación política de las mujeres

• Tipificación del feminicidio como delito

• Política y el Plan Nacional de Acción contra la Explotación Sexual Comercial y la Trata de Personas (2016 – 2022)

Sin embargo, de la teoría a la práctica sigue habiendo grandes distancias. Muchos de estos esfuerzos gubernamentales aún no se han convertido en mejoras significativas para los derechos de las mujeres hondureñas, a pesar de que ellas constituyen casi la mitad de su población. Veamos las principales tareas pendientes y lo que estamos haciendo desde Ayuda en Acción para cumplirlas.

La mujer es donante y mediadora de paz y debe ser completamente involucrada en los procesos de toma de decisiones. Porque cuando las mujeres pueden transmitir sus dones, el mundo se encuentra más unido y más en paz. Por lo tanto, una conquista para la mujer es una conquista para toda la humanidad.

“El renacer de la humanidad comenzó con la mujer. Las mujeres son fuente de vida. Sin embargo, son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, inducidas a prostituirse y a eliminar la vida que llevan en el vientre. Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer”, señaló el Papa Francisco en su homilía durante la Misa que celebró el pasado 1 de enero del 2020, en la Basílica de San Pedro, en la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios y en la 53Jornada Mundial de la Paz.

“En el Evangelio encontramos por segunda vez esta acción de María: al final de la vida oculta de Jesús se dice, en efecto, que ‘su madre conservaba todo esto en su corazón’. Esta repetición nos hace comprender que conservar en el corazón no es un buen gesto que la Virgen hizo no de vez en cuando, sino un hábito”, ya que, es propio de la mujer tomarse la vida en serio.

A ti mujer que eres madre, esposa, hermana, familia, compañera y amiga. Fuente de vida, apoyo, esperanza y calidez te deseamos un Feliz Día.

CCJ NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *