Arquidiócesis advierte que podría amonestar a sacerdotes por homilías de más de 5 minutos

La Arquidiócesis de Santa Fe, en Nuevo México (Estados Unidos), advirtió a sus sacerdotes de que podrían perder la facultad de predicar si pronuncian homilías de más de cinco minutos durante las Misas. 

La Arquidiócesis le dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que la restricción es parte de la respuesta arquidiocesana a la pandemia de coronavirus COVID-19.

En el memorando enviado el 31 de julio, el vicario general arquidiocesano, P. Glennon Jones, dijo que la cancillería arquidiocesana había “recibido informes de algunas homilías que duraban mucho más del límite de 5 minutos establecido por el arzobispo”.

“Esto no solo aumenta el tiempo de exposición [del coronavirus] a otros, sino que aumenta el desconcierto de muchos feligreses, hasta el punto de que algunos no asisten a Misa por ello”, comentó.

El P. Jones escribió que “si tales homilías continúan, [el Arzobispo John Wester] considerará acciones más severas para el clero en cuestión, hasta e incluyendo la posible suspensión de la facultad de predicar”, escribió el P. Jones.

La advertencia fue parte de una serie de “comunicaciones periódicas” de la cancillería sobre la práctica pastoral y sacramental en la Arquidiócesis de Santa Fe durante la pandemia.

Desde el 16 y 17 de mayo, las iglesias de la arquidiócesis reabrieron para la celebración pública de la Misa de acuerdo con la Fase 1 de las pautas emitidas por el gobernador, lo que permite una asistencia del 10% de la capacidad del templo.

Según las pautas publicadas en el sitio web de la arquidiócesis, se mantienen varias restricciones sobre la celebración de la liturgia, incluida la prohibición del canto de los feligreses. 

El límite de tiempo de cinco minutos para las homilías al que se hace referencia el memorando del 31 de julio parece haber sido precedido por una relajación de las pautas publicadas, que establecen que las homilías deben ser “muy breves” y “tres minutos como máximo”.

Las diversas restricciones y directivas emitidas por Mons. Wester tienen como objetivo garantizar que la Misa dure entre “30 y 40 minutos”.

El memorando del 31 de julio también dice a los sacerdotes que a la luz de la pandemia del coronavirus, los comulgantes pueden recibir la Eucaristía “dentro de la Iglesia si se van enseguida después de eso”.

CNA pidió a la Arquidiócesis que confirmara si la directiva con respecto a la duración de las homilías se había emitido de manera consistente con el Derecho Canónico, y que aclarara cómo se haría cumplir la política. Un portavoz de la Arquidiócesis respondió que el propósito del correo electrónico y la política era asegurar que los sacerdotes tomaran todas las precauciones necesarias contra el coronavirus.

“La intención del memorando del P. Glenn Jones era subrayar la gravedad de la pandemia, la gran preocupación del Arzobispo por la vida humana y la salud y seguridad de nuestros feligreses”, dijo el portavoz. 

“Nuestros feligreses también han sido informados de los protocolos arquidiocesanos y han expresado sus preocupaciones. Por lo tanto, a nuestros sacerdotes se les ha recordado que deben seguir el protocolo de predicar solo breves homilías de 3 a 5 minutos durante estos tiempos peligrosos”, continuó.

Las otras diócesis del estado de Nuevo México, Gallup o Las Cruces, no han establecido límites a la duración de las homilías desde que se reanudó la celebración pública de la Misa.

La Instrucción General del Misal Romano no prescribe un período de tiempo particular para la homilía. Señala que esta “es necesaria para alimentar la vida cristiana. Conviene que sea una explicación o de algún aspecto de las lecturas de la Sagrada Escritura, o de otro texto del Ordinario, o del Propio de la Misa del día, teniendo en cuenta, sea el misterio que se celebra, sean las necesidades particulares de los oyentes”. 

“Los domingos y las fiestas del precepto debe tenerse la homilía en todas las Misas que se celebran con asistencia del pueblo y no puede omitirse sin causa grave, por otra parte, se recomienda tenerla todos días especialmente en las ferias de Adviento, Cuaresma y durante el tiempo pascual, así como también en otras fiestas y ocasiones en que el pueblo acude numeroso a la Iglesia”, explica la instrucción.  

En una audiencia de 2018, el Papa Francisco exhortó a los sacerdotes a asegurarse de que sus homilías estén bien preparadas y no debe durar más de diez minutos. En las celebraciones dominicales de la Misa, sin embargo, el Papa ha predicado más de la cantidad recomendada y no ha establecido normas formales sobre la duración de las homilías. 

En su exhortación apostólica Evangelii gaudium de 2013, el Papa Francisco enfatizó la importancia de las homilías.

“Hay una valoración especial de la homilía que proviene de su contexto eucarístico, que supera a toda catequesis por ser el momento más alto del diálogo entre Dios y su pueblo, antes de la comunión sacramental. La homilía es un retomar ese diálogo que ya está entablado entre el Señor y su pueblo”, escribió.

El Papa enfatizó que un sacerdote debe discernir en la oración, y de su conocimiento de su pueblo, la mejor manera de predicarles. “El que predica debe reconocer el corazón de su comunidad para buscar dónde está vivo y ardiente el deseo de Dios, y también dónde ese diálogo, que era amoroso, fue sofocado o no pudo dar fruto”.

CCJ NOTICIAS

Compartir