Béchara Raï: Salvar al Líbano es un noble deber para con el mundo

Tras la tragedia del puerto de Beirut, la Iglesia local se acerca al enviado del Papa, el cardenal Parolin, para vivir la «Jornada Universal de Oración y Ayuno por el Líbano» anunciada para mañana por Francisco. En Vatican News, el Patriarca de Antioquía de los Maronitas, el cardenal Béchara Raï, habla de la iniciativa que trae a la mente el día querido, en 1989, por Juan Pablo II y subraya la importancia de defender el «mensaje» que el Líbano representa para el mundo…

Exactamente un mes después de la explosión en el puerto que devastó Beirut – 220 muertos, 6.000 heridos y 300.000 desplazados – el Papa convoca a todos al «Día Universal de Oración y Ayuno por el Líbano». En su llamamiento de ayer, al final de la audiencia general, Francisco anunció que enviaría al Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, como su «representante» para expresar «cercanía y solidaridad» e invitar «también a los hermanos y hermanas de otras confesiones y tradiciones religiosas a que se asocien a esta iniciativa» según «las formas que consideren más adecuadas, pero todos juntos».

El Líbano no puede ser abandonado en su soledad

Recordando la llamada de San Juan Pablo II hace 30 años, Francisco dijo: «Ante los repetidos dramas que cada uno de los habitantes de esta tierra conoce, nos damos cuenta del peligro extremo que amenaza la existencia misma del país. El Líbano no puede ser abandonado en su soledad». Durante más de 100 años, el Líbano ha sido «un país de esperanza», «un lugar de tolerancia, respeto y coexistencia único en la región». Como dijo San Juan Pablo II en 1989, «el Líbano representa algo más que un Estado, el Líbano es un mensaje de libertad, un ejemplo de pluralismo, tanto para Oriente como para Occidente». Y Francisco reiteró:

“Por el bien del país, pero también del mundo, no podemos permitir que este patrimonio se disperse”

Del aliento del Santo Padre Francisco a «todos los libaneses a seguir esperando», hablamos con el Patriarca de Antioquía de los maronitas, el cardenal Béchara Boutros Raï quien afirmó que apreciado mucho la iniciativa del Papa que le agradecen de todo corazón. Y relata que desde que el nuncio les dio la noticia ayer, informaron a todos los obispos y también al pueblo puesto que todas las tardes, en el Patriarcado, se reza el Rosario que se difunde por televisión y por Facebook. Asimismo, anunciaron que el Papa hizo un llamamiento y convocó a un día de oración y ayuno por el Líbano. Así que todo el mundo lo sabe: las diócesis y los religiosos han sido informados y ven que muchos jóvenes también se han «movilizado» a la oración.

Ante la pregunta acerca de este fuerte llamamiento con la convocatoria a la oración, también por la reconstrucción, el cardenal Béchara Boutros Raï afirma:

“Ciertamente, y es por eso que le damos tanta importancia a este evento, y todos hemos estado rezando, como Iglesia, desde el pasado octubre. Todos los días a las 6:00 p.m. rezamos el Rosario que se difunde a través de la televisión y Facebook. Es seguido por decenas de miles de personas. Ahora, gracias al llamamiento del Papa, estamos viviendo una oración universal de la Iglesia”

Una gracia extraordinaria

A 20 kilómetros de Beirut, el Santuario de Nuestra Señora del Líbano en Harissa se destaca en las colinas. Desde allí su rector, el padre Khalil Alwan señala que las palabras del Papa han hecho que todos en el Líbano sientan que no están solos. Saber que la Iglesia en todo el mundo reza por el Líbano es – subraya – «una gracia extraordinaria». El padre Khalil subraya la importancia de animar a las personas del país que viven en una fase en la que «muchos piensan en emigrar». Y recuerda también que, en el Santuario, donde se celebran varias Misas todos los días y se reza el Rosario, especialmente durante todas las horas de la visita del Cardenal Parolin, habrá gente rezando sin interrupción. 

CCJ NOTICIAS

Compartir