Creer en los que nadie cree. Ser doctora en las periferias de Río de Janeiro

María Inez Linhares de Carvalho, ginecóloga brasileña, con una especialización en endocrinología femenina, casada, con tres hijas y cinco nietos. Ha ejercido la medicina durante 42 años. Cuenta a Vatican News su caminar al lado de Dios y de los seres humanos más vulnerables.

“Tenía apenas 5 años de haberme graduado como médica cuando recibí una solicitud de mi madre, que trabajaba como voluntaria en una obra social. Me pidió quedarme un mes atendiendo como ginecóloga a las prostitutas de menos mérito de Rio de Janeiro, mientras el médico, también voluntario, tomaba vacaciones. Me impresionó mucho el abandono de esas personas. El doctor no quiso regresar. No pude conseguir a nadie que me reemplazara y luego por una llamada divina, tomé ese lugar como médica…Toda mi historia comenzó allí”.

Toda mi historia comenzó allí

María Inez Linhares cuenta cómo su encuentro con las prostitutas de Rio de Janeiro marcó su vida para siempre: “Me impresionó mucho el abandono de esas personas, el índice de enfermedades de transmisión sexual (ETS) era muy alto entre ellas, más del 80% tenían una o más enfermedades sexuales, como sífilis, blenorragia, cáncer y otras”. En la década de los años 80 aparecieron los primeros casos de SIDA en todo el mundo, relata la doctora Linhares.

La década de los 80, el SIDA y las calles de Rio

“Mi trabajo en Vila Mimosa (área de bajo mérito de Río de Janeiro) duró de 1983 a 1989, con algunas interrupciones entre 1985 y 1987, cuando nació mi tercera hija” relata Maria Inez Linhares.

Al recordar ese período, la doctora Linhares trae a la memoria que en esa época de las únicas personas de quienes se escuchaba que padecían de SIDA eran gentes con mayor poder adquisitivo, “como los artistas de televisión y de cine”. Hacia finales del año 85, cuenta, “empezamos a atender los primeros casos de SIDA: eran los travestis (hombres que ejercían la prostitución) que también trabajaban en Vila Mimosa. Sufrí de cerca lo que era la discriminación. Envié a estas personas a la Santa Casa de la Misericordia, donde trabajé. Mis pacientes no podían ni siquiera entrar en el hospital (tenían prohibido el acceso) y con el tiempo empezaron a discriminarme a mí también. Todo esto porque atendí a personas infectadas con SIDA. Incluso vi morir a un travestido en la calle, sin ninguna ayuda, porque fue expulsado de Vila Mimosa”.

En esa época la gente sabía poco sobre la enfermedad y “nadie quería acercarse a los enfermos. Estas personas, eran totalmente invisibles para los servicios públicos. Todo era muy nuevo, y uno ni siquiera conocía muy bien los medios de transmisión del VIH.

El ambulatorio de la Providencia

La idea del ambulatorio nace a partir de un momento de indignación, afirma Maria Inez: “Fue en ese momento que mi indignación me llevó a buscar al Cardenal Arzobispo de Río de Janeiro, Dom Eugênio Sales, para hacer un ambulatorio específico para esta población marginada, discriminada, descartada por la sociedad como mendigos (habitantes de la calle), prostitutas, travestis, niños de la calle, drogadictos, agresores (ex prisioneros), desempleados, principalmente portadores del virus del SIDA”.

El 1 de diciembre (día mundial de la lucha contra el SIDA) de 1989, se fundó el AMBULATORIO DE LA PROVIDENCIA para dar asistencia médica, dental, psicológica, social y religiosa a la población excluida y marginada de la sociedad.

Ambulatorio Providencia

Ambulatorio Providencia

Liberarse de la marginación

Linhares cuenta que el primer paso es que la persona se sienta acogida. Después sigue un proceso que dura varios meses y que busca reinsertar a la persona en la sociedad y devolverle su independencia:

El acogido de la calle es recibido por un equipo multidisciplinar, hace una entrevista con el trabajador social, recibe ropa y zapatos, se ducha, y se dirige a la cafetería donde es acogido por las Hermanas de la Orden Semilla de la Palabra que le dan la bienvenida y un desayuno con los demás hermanos de la calle. Allí cantan, se conocen y reciben asistencia religiosa. Luego van a consultas médicas, dentales, psicológicas. Reciben el almuerzo, y a menudo toman el refrigerio de la tarde.

Estas personas son evaluadas por profesionales, todos voluntarios, médicos, psicólogos, y según sus historias de vida, como consumidores de alcohol y drogas, son preparados y enviados a las Casas de Hospitalización (instituciones asociadas al Ambulatorio) y permanecen en estas Casas durante unos 6 meses para su desintoxicación.

La Asistencia Religiosa en este momento es fundamental, porque fortalece y ayuda mucho a deshacerse del alcohol y las drogas, y se están preparando para recibir los Sacramentos, como el Bautismo, la Confesión, la Primera Eucaristía y la Confirmación. Estas ceremonias suelen ser realizadas por el Obispo a finales de año en la Misa de Navidad.

Atención religiosa

Atención religiosa

A medida que salen de las Casas de Apoyo más recuperados, estos pacientes son evaluados por un equipo de Recursos Humanos, para evaluar qué profesión les gustaría seguir. Luego es enviado a cursos profesionales como albañil, pintor, alcantarillero, vendedor u otros, y, después de terminar, se inserta en el mercado laboral a través de empresas asociadas.

El Ambulatorio hará su primer curso profesional en el lugar, este año. El curso será de Jardinería, con 20 personas que estamos seleccionando, y ya tendrán sus puestos de trabajo garantizados. Es muy importante acompañar a estas personas durante al menos un año después de su inserción laboral, ya que algunas tienen recaídas en las drogas y/o el alcohol y necesitan atención inmediata, rápida.

El ambulatorio evangeliza a profesionales y pacientes

El lema de nuestro trabajo es «Reciperi almost Christum», recibir a los que llegan como si fuera el mismo Cristo. Y así es como recibimos a nuestros pacientes afirma la doctora Linhares.

Nací en una familia católica, así que mis 6 hermanos y yo seguimos el ejemplo de nuestros padres. Pero mi fe ha crecido mucho, digamos que se transformó cuando empecé a trabajar con esta población.

En 2004 abrimos una Casa de Apoyo para mujeres embarazadas y niños con SIDA y en 2005 otra Casa de Apoyo para albergar a hombres y adolescentes con SIDA, con algunas enfermedades como la neumonía, la tuberculosis, el citomegalovirus, la toxoplasmosis y otras.

Nuestros pacientes fueron acompañados en estas casas y muchos murieron allí, con todo el confort físico, mental y espiritual. Allí, fui testigo de verdaderos milagros de conversión de esta gente, algunos murieron sonriendo, sin miedo, felices de ir al encuentro de Nuestro Señor. No sé cómo describir esto por escrito o hablando. Esos momentos son verdaderos tesoros dentro de mí, porque fueron personas, en su gran mayoría, que pasaron toda su vida en el sufrimiento y el abandono, y ahora fueron acogidos, en un lecho limpio, con personas a su alrededor que los trataron con tanto afecto y amor. Fue durante estas horas que conocí el verdadero amor de Dios Misericordioso, donde ese ser humano, al final de su vida, tan débil, tan flaco, mostró su brillante mirada de paz y gratitud y aun así logró sonreír.

De hecho, estas personas me enseñaron y enseñan mucho más que nosotros. Es hermoso ver ese momento. Y murieron así. Me sentía triste por no poder curarlos como médico, pero al mismo tiempo me sentía feliz y agradecida a Dios por haber sido parte de todo esto. Hubo más de 400 pacientes que murieron asistidos por nosotros. En 1996 comenzaron a aparecer los antirretrovirales, medicamentos que aumentaron su supervivencia, y el SIDA se convirtió en una enfermedad crónica y ya no murieron tan rápidamente.

También tenemos un trabajo especial, dirigido a la mujer de la calle, que se prostituye, por falta de opción, para sobrevivir. Además de toda la asistencia, trabajamos para rescatar su autoestima y dignidad, con un equipo médico y psicológico.

Las asociaciones médicas católicas. Atender a los que solo tienen la ropa y el cuerpo

Ser parte de las Asociaciones Médicas Católicas es maravilloso porque podemos compartir nuestras ansiedades, preocupaciones y dudas sobre varios temas. Cada país tiene realidades diferentes, situaciones diferentes y estos intercambios de experiencias son muy buenos. Creo que es muy importante que el médico católico haga algún trabajo de caridad voluntario, atendiendo a los más necesitados, afirma Maria Inez.

Reconozco que la población a la que el Ambulatorio atiende es muy especial. No sólo servimos a los pobres, a los necesitados. Atendemos a los miserables, que no tienen nada, sólo la ropa del cuerpo. Está desacreditado de todo, con vicios y sin esperanza. Nadie cree en él, ni siquiera él mismo. Nuestra propuesta es tomar esa esperanza, que aún da tiempo, de que pueda ser alguien, tener un trabajo y volver a su familia. Es un camino muy duro, con varias recaídas, pero las seguimos con firmeza. Con mucho amor, pero firme, exigiendo lo que cada uno puede dar, en su tiempo. Y luego tenemos la recompensa, cuando se recuperan y se entrenan, pasando por cada fase hasta llegar a su trabajo, que a menudo es el primer trabajo de sus vidas.

Muchos de los que se recuperan terminan trabajando como voluntarios unas horas a la semana, dando testimonio a otros que quieren cambiar sus vidas. Doy el ejemplo de un paciente, que después de recuperarse, hizo un curso de peluquería y hoy corta el pelo y la barba a los que llegan.

Photogallery

El Cardenal Turkson visita el ambulatorio
El Cardenal Turkson visita el ambulatorio
Momento de encuentro y celebración
Momento de encuentro y celebración
WhatsApp-Image-2020-08-24-at-10.57.05.jpeg
Participación de los sacramentos
Participación de los sacramentos
aa.jpeg

CCJ NOTICIAS

Compartir