Grupos de ayuda católicos critican decisión de la corte que permite deportaciones

Grupos de ayuda católicos de Estados Unidos expresan su desacuerdo por una decisión de la corte que plantea el fin del estatus de protección temporal (TPS), para los inmigrantes de algunos países, afirmando que esto llevará a la separación de miles de familias, informa la Catholic News Agency.

En un artículo publicado en el sitio web de la Catholic News Agency y firmado por Jonah Mckeown, que da cuenta del futuro que espera a miles de inmigrantes procedentes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán, gracias a la decisión del gobierno estadounidense de poner fin al TPS. El Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó el 14 de septiembre que la administración Trump puede poner fin al programa TPS.

El TPS es un beneficio de inmigración que permite a las personas que no pueden regresar con seguridad a sus países de origen debido a conflictos armados, otra violencia, desastres naturales u otras condiciones extraordinarias, permanecer en los Estados Unidos mientras se resuelve la situación en su país de origen. Los protege de la deportación y les concede permiso para trabajar.

«Instamos a la administración y al Congreso a encontrar soluciones que ayuden a las familias afectadas por el TPS a permanecer juntas en los Estados Unidos», dijo Catholic Charities USA en una declaración del 15 de septiembre.

«Más de 270.000 ciudadanos estadounidenses tienen padres con TPS. Si las apelaciones no son concedidas, esta decisión probablemente llevará a más separaciones familiares dentro de nuestras fronteras».

Desde que el Congreso estableció el estatus de protección temporal en 1990, los inmigrantes estadounidenses con la designación de países que sufren desastres naturales, conflictos armados u otros problemas importantes no son deportados. Hay alrededor de 200.000 salvadoreños, 50.000 haitianos, 2.500 nicaragüenses y 1.000 sudaneses en los Estados Unidos que tienen el estatus de protección temporal.

La administración Trump ha puesto fin a las designaciones de TPS de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán en 2017 y 2018. La administración dijo que los residentes de los cuatro países ya no merecían el TPS, argumentando que los desastres naturales de años anteriores no debían seguir justificando la residencia irregular.

El arzobispo José Gómez de Los Ángeles pidió un camino permanente a la residencia y la ciudadanía para las familias afectadas.

La población haitiana, la más afectada

La población haitiana con estatus de protección llegó a Estados Unidos después de que un terremoto de 2010 matara a 200.000 personas y desplazara a un millón. Además, la llegada del huracán Matthew en 2016 destruyó gran parte de la infraestructura de la isla.

Beth Caroll, jefa de programas de los Servicios Católicos de Ayuda en Haití, dijo a la CNA que las condiciones en Haití siguen siendo nefastas, y que los problemas del país se agravarían enormemente si 50.000 personas regresaran allí desde los EE.UU.

El huracán Laura, que pasó sobre Haití como tormenta tropical a finales de agosto, causó grandes daños y pérdidas de vidas en la isla, y los esfuerzos de recuperación aún están en marcha.

Para agravar la ya pobre economía de Haití, la pandemia de coronavirus ha causado un gran impacto económico en el país.

Los líderes católicos de Haití han estado advirtiendo que la combinación de los problemas económicos, la pandemia y los desastres naturales hacen que éste sea un «momento terrible» para considerar el regreso de 50.000 haitianos a la isla, dijo Carroll, especialmente porque muchos de esos inmigrantes consideran ahora a Estados Unidos como su hogar.

Otro efecto de la salida de tantos haitianos de los Estados Unidos sería la pérdida de remesas de los Estados Unidos a las familias en Haití, que según algunas estimaciones representan casi el 34% de los ingresos de Haití, uno de los porcentajes más altos del mundo.

Una gran afluencia de haitianos que regresan probablemente frustraría los esfuerzos del país para manejar la pandemia de coronavirus, dijo Carroll. Además, muchos de los que regresan probablemente tendrían dificultades para encontrar trabajo.

Nadie quiere dejar a su familia o su casa, señaló Carroll, y los haitianos que dejaron la isla en 2010 se quedaron fuera de la necesidad, debido a las causas de fondo -en este caso el terremoto- en Haití.

El rechazo del TPS para los haitianos fue «una triste decisión», dijo el arzobispo Silvano Tomasi a la CNA en noviembre de 2017. Los haitianos «no pueden volver a una situación que todavía es muy difícil», dijo Tomasi, quien se ha desempeñado como Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra y como consejero del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

Efectos sobre la comunidad salvadoreña

En abril de 2018, un grupo de obispos salvadoreños y otros funcionarios de la Iglesia visitaron los Estados Unidos y pidieron al gobierno de Trump que reconsiderara su decisión de poner fin a la condición de protección de los salvadoreños, que recibieron la condición de TPS después de un masivo terremoto en 2001.

La situación en El Salvador sigue siendo peligrosa debido a la violencia de las pandillas y a la grave pobreza, dijeron. No es seguro que la gente viva en el país y hay muy pocas oportunidades de empleo.

La afluencia de personas que regresan a El Salvador desde los Estados Unidos podría abrumar la ya frágil economía, advirtieron. Además, muchos salvadoreños que viven en los Estados Unidos envían remesas a El Salvador, lo que da un impulso a su economía. Esas remesas cesarían si se vieran obligados a marcharse.

La administración ha extendido la validez de los permisos de trabajo para los salvadoreños con TPS hasta el 4 de enero de 2021, y ha dicho que los salvadoreños tendrán un año adicional después de la finalización de las demandas relacionadas con el TPS para regresar a su país de origen.

CCJ NOTICIAS

Compartir