Hollerich sobre el Fondo de Recuperación: esta es la Europa de la solidaridad

Tras la aprobación del Fondo de Recuperación por la Unión Europea, el Cardenal Jean Claude Hollerich, Presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (Comece) expresa su aprecio por la decisión, que permitirá la recuperación económica tras la crisis desencadenada por la pandemia de coronavirus. Europa se ha embarcado en el camino de la solidaridad», dijo el cardenal.

El acuerdo histórico alcanzado por los dirigentes europeos sobre el Fondo de Recuperación al final de las negociaciones que duraron cuatro días y cuatro noches representa un importante punto de inflexión no sólo por los efectos concretos que tendrá para superar la crisis causada por la pandemia, sino porque da al futuro de la Unión Europea una nueva forma de gestionar las relaciones entre los países miembros. El Fondo de Recuperación tiene una dotación de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones en subvenciones y 360.000 millones en préstamos. Los Estados beneficiarios tendrán que empezar a reembolsar las sumas al final del próximo presupuesto septenal de la UE, es decir, para 2027. El Primer Ministro holandés, Mark Rutte, dijo que estaba satisfecho con los «mayores descuentos» resultantes de los reembolsos y calificó el plan aprobado como «un buen paquete para los Países Bajos y Europa». Rutte era el líder de los países frugales. «Con 209 mil millones tenemos la oportunidad de volver a poner a Italia en marcha y cambiar la cara del país. Ahora debemos correr», palabras del primer ministro italiano, Giuseppe Conte. Italia irá un 28%. El presidente del gobierno español, Sánchez, también se muestra satisfecho: «Hoy ponemos los cimientos de una respuesta a la crisis de Covid-19 sin olvidar el mañana», dice. La canciller alemana Merkel está muy satisfecha. Es un día histórico para Europa, dijo el presidente francés Macron.

La Europa del reparto

El Cardenal Jean Claude Hollerich, Presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (Comece), también comenta positivamente el punto de inflexión del Fondo de Recuperación en la entrevista con Vatican News. Se trata de una apertura significativa de Europa a una lógica de solidaridad, que sin duda se reflejará más allá de las fronteras continentales.

R. – Podemos decir que Europa ha elegido la solidaridad, aunque se han hecho muchos esfuerzos para conseguirla. Me alegro de que los 27 hayan llegado. La Unión Europea debe expresar – está en su naturaleza – la solidaridad. Esto es parte del ADN de la Unión Europea. Creo que Europa tiene problemas hoy en día: Europa ya no es el centro económico del mundo con los Estados Unidos. El mundo ha cambiado y creo que la crisis de Covid ha acelerado este cambio. Seguiremos cargando con las consecuencias de esta pandemia, pero espero, sobre todo para los jóvenes, que esto les permita tener su vida, en paz y siempre conscientes de que debemos ayudar a los demás.LEA TAMBIÉN21/07/2020

Fondo de Recuperación. Comece: “paso que garantiza un futuro mejor para todos”

¿Es importante el papel de la Iglesia, de las iglesias, en este momento?

R. – Sí, porque siempre debemos estar del lado de los más pobres. Debemos expresar nuestra solidaridad, también debemos dar recursos a las personas que los necesitan. En este sentido, estoy muy contento de que exista esta ayuda para los países más afectados por la pandemia, es decir, Italia, España y Francia. Me siento profundamente europeo y no puedo imaginar una Europa que no sea solidaria. Todos estamos en la misma situación. Y creo que ayudar a los demás también será una bendición para la propia economía.

¿Conseguirá una Europa en las dificultades causadas por la pandemia seguir siendo acogedora para quienes buscan una vida mejor, los migrantes?

R. – Este es también un tema muy importante para mí, porque es demasiado fácil dar algo de lo superfluo. Los cristianos no estamos llamados a algo más. Estamos llamados a compartir lo que es necesario para ayudar a otras personas. Ayer en mi casa, recibí a una familia iraquí. En esta época de pandemia hicieron mascarillas para muchas otras personas. Es una idea muy hermosa y se puede ver que Europa también recibe mucho si está abierta a dar algo.

CCJ NOTICIAS

Compartir