Para Honduras, la celebración de Santa María de Suyapa tiene grado de solemnidad, por ser ella, patrona del país.

Cuando el calendario marca el 3 de febrero, la feligresía católica de Honduras se moviliza a honrar a su patrona, la Virgen de Suyapa y en esta ocasión se celebra el 275 Aniversario de su hallazgo por dos jóvenes labradores.

La veneración de la Patrona de Honduras data desde hace 272 años, aunque fue hace 97 años, en 1925, que el Papa Pío XII  nombró a la Virgen de Suyapa como la morenita de todos los hondureños.

Hallazgo

Una de las versiones más aceptadas sobre el hallazgo de la patrona de Honduras indica que entre los meses de enero y febrero 1747, el joven Alejandro Colindres y el niño Lorenzo Martínez, son los autores del primer encuentro con la Virgen de Suyapa.

Los jóvenes trabajaban en el cerro  El Piligüín, en el Distrito Central, donde estuvieron cosechando maíz y se les hizo tarde, agotados por el camino y el trabajo, decidieron pasar allí la noche.

Alejandro se recostó en el suelo y notó que algo le molestaba y lo lanzó, pero cuando volvía a acostarse allí estaba de nuevo. Finalmente optó por guardarlo en su bolso.

Fue hasta que regresó a su casa cuando descubrió que lo que le molestaba era una imagen de una virgen, hecha de madera de cedro.

La pequeña figura medía unos seis centímetros y medio de alto, tenía la tez morena y las manos juntas sobre el pecho. De allí el apodo de la Morenita de Suyapa, que tiene en la actualidad.


La familia Colindres tenía un profundo sentimiento religioso, así que colocaron la imagen en una mesita, adornada con flores naturales renovadas diariamente.

Ellos sentían una gran veneración hacia la virgen y durante 21 años permaneció en este hogar, atrayendo a los habitantes de la aldea Suyapa.

A partir de su primer milagro reconocido, en 1768, la curación de don José Zelaya Midence, quien sufría de piedras en la vejiga, las cuales expulsó luego de recibir a la virgen en su casa y pedirle por su salud, la atención por la Morenita creció.

El historiador del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), Nelson Carrasco, explica que debido a que en la época colonial los santos eran pálidos, “zarcos” y con cabellos rubios, quizá, explica el historiador de la ermita “la gente sentía mucho acercamiento por la Virgen de Suyapa, porque era morena y en la época colonial se presentaban santos con muchos atributos europeos, pero como era una virgen morena, los indios de Suyapa se identificaban con ella”.

La casa de Suyapa

Luego de su primer milagro, la familia Colindres comenzó a recaudar fondos para construir una capilla, la cual fue completada en 1777.

En 1925, el Papa Pío XI la declaró Patrona de Honduras bajo el título de Nuestra Señora de Suyapa y declaró el 3 de febrero como su día festivo.

En la década de 1950 se construyó la basílica próxima a la Ermita, nombrada Basílica de Suyapa. Actualmente, la estatuilla de la virgen pasa en la Basílica de Suyapa y una multitud de personas asisten a verla, tanto de Honduras como de Centroamérica.

Orgullo catracho

En agosto pasado, con motivo del XIV Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable que organizó Marca País Honduras en la ciudad patrimonial de Comayagua, la Virgen de Suyapa tuvo una participación destacada.

Lo ponentes internaciones que llegaron al país para ser parte del evento iniciaron el cónclave con una visita a la Basílica Menor de Nuestra Señora de Suyapa, el hogar de la Morenita de Suyapa, uno de los elementos que más definen la identidad nacional de los hondureños.

Además, siempre en el marco de este Congreso Internacional, por primera vez las Rotas da Fe (Rutas de la Fe), incorporó una imagen de otro país: una réplica de Nuestra Señora de Suyapa.

La réplica que acompañó la edición número 54 de las Rotas da Fe (Rutas de la Fe) en Brasil, fue tallada en madera por un artesano de Brasil, luego esta fue entregada al padre Carlo Magno.

CCJ NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *