Liberado en Mali el padre Maccalli secuestrado hace dos años. Junto a él otros tres rehenes

El sacerdote originario de la Provincia de Crema, Italia, ya podría regresar a Roma esta tarde. La liberación probablemente tuvo lugar al término de un intercambio de prisioneros yihadistas mediado por el gobierno militar actualmente en el poder en Malí. A nuestros micrófonos Padre Porcellato: «Nunca hemos perdido la esperanza». También se liberó al italiano Nicola Chiacchio, a la colaboradora francesa Sophie Pétronin y al político Soumalia Cissé de Malí.

El padre Gigi está libre y se encuentra bien. Desde Malí, donde se produjo la liberación, hay noticias desde ayer por la tarde, y se han multiplicado los mensajes de alegría en el web, en el frente institucional y religioso. El padre misionero de la provincia de Crema, de 59 años de edad, de la Sociedad de Misiones Africanas, Pierluigi Maccalli, fue secuestrado en el Níger, en la frontera con Burkina Faso, en la noche del 17 al 18 de septiembre de 2018, por milicianos yihadistas. Trabajaba en la parroquia de Bomoanga, diócesis de Niamey. El secuestro tuvo lugar una semana después del regreso del padre Gigi de un período de vacaciones en Italia donde su diócesis de origen nunca había perdido la esperanza de volver a abrazarlo y cada 17 del mes durante dos años, celebró una misa o una vigilia en su memoria y en oración.

El padre Maccalli y los otros rehenes liberados

La última aparición del padre Gigi fue en un vídeo del 24 de marzo, en el que aparecía junto con el ingeniero de la región de Campania, Nicola Chiacchio, que probablemente desapareció en Malí mientras viajaba como turista en 2019, y que también fue liberado. En el video los dos estaban sentados uno al lado del otro, con barbas largas y visiblemente delgados. Todavía están juntos. Un total de 4 rehenes han sido liberados, como anunció el gobierno de Malí. Con los dos italianos también están, a bordo del vuelo que sale de la ciudad septentrional de Tesalia y se dirige a Bamako, Soumaïla Cissé, ex Ministro de Finanzas de Malí, secuestrado el pasado mes de marzo cuando encabezaba la oposición en plena campaña legislativa; y la colaboradora francesa Sophie Pétronin, desaparecida desde 2016. El presidente francés Emmanuel Macron expresó en una declaración su «inmenso alivio» y su gratitud a las autoridades de Malí. «La lucha contra el terrorismo en el Sahel, donde Francia ha desplegado unos 5.100 soldados, continúa», tuiteó.

El anuncio de la liberación en Malí se produce después de que el gobierno interino del país liberara a 100 yihadistas – sospechosos o condenados – durante el último fin de semana. El viernes está previsto que llegue a Italia, donde el Padre Maccalli y Nicola Chiacchio serán escuchados por los investigadores. Gran satisfacción de las autoridades italianas. El Primer Ministro Conte y el Ministro de Asuntos Exteriores di Maio enviaron inmediatamente mensajes en twitter con agradecimiento a la inteligencia, en particular al AISE, y a todos los que han trabajado para devolverlos a casa.

La Conferencia Episcopal Italiana: una bellísima noticia

«Recibimos con alegría la noticia de la liberación en Malí del Padre Pierluigi Maccalli y Nicola Chiacchio – se lee en el canal Twitter de la Conferencia Episcopal Italiana -. Agradecemos al Señor y expresamos nuestra gratitud a los que trabajaron por la liberación, mientras seguimos rezando por los desaparecidos».  Alegría también de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada que, con su director Alessandro Monteduro, escribe: «Era hora de que un gran italiano fuese restituido a su familia, a sus fieles, a sus hermanos. La noticia estaba en el aire. Desde hace un par de días se filtraba el optimismo por su destino y el de otros secuestrados en esa parte del mundo. Estamos muy contentos y agradecemos a aquellos, no tantos, a decir verdad, que en estos dos años han hecho que la tragedia del padre Gigi no cayera definitivamente en el olvido».

Padre Maccalli y Nicola Chiacchio

Padre Maccalli y Nicola Chiacchio

Padre Porcellato: nunca hemos perdido la esperanza

«Está volando para volver a Italia»: así el Padre Antonio Porcellato, Superior General de la Sociedad de Misiones Africanas, explica que el Padre Gigi está regresando a casa. Ayer por la tarde, después de la noticia de su liberación, llamó a su hermana que aún no había tenido la confirmación oficial:

R. – Es una inmensa alegría, grande después de dos años de espera. Estamos felices. Teníamos un poco de esperanza en estos últimos días, teníamos esperanza porque en Malí hubo movimientos entre el gobierno y los yihadistas con la liberación de 200 rehenes. Pienso en la alegría también de su familia, de su hermano Walter que es misionero en Liberia en este momento y de su hermana, su hermano. Ciertamente son momentos de gran alegría.

En estos dos años nunca han perdido la esperanza y no creo que ni siquiera el padre Gigi la haya perdido…

R. – Viene de una familia de gran fe y creo que lo ha sostenido en estos dos años de cautiverio. Es un hombre acostumbrado también a África y a sus dificultades y por lo tanto al desierto, en estos largos días de espera, pienso que la oración le ha sostenido, pero también la memoria de la Biblia, de los salmos le ha sostenido verdaderamente y creo que ha representado una presencia alentadora también para los demás a su alrededor.

Supo que el padre Gigi se hizo un rosario con cuerdas…

R. – Sí, debido a que era una condición difícil porque creo que cambiaban de lugar para dormir todos los días, muy a menudo y también en un ambiente no cristiano, por lo tanto, sin ningún tipo de apoyo. Tal vez el rosario es lo único fácil de hacer, incluso para mantenerlo fuera de la vista de alguna manera.

¿Qué será lo primero que le dirá en cuanto pueda abrazarlo?

R. – ¡Qué Dios es grande! ¡Cuántas personas han rezado por él es increíble! De todos los lugares donde se le conoce, y el padre Gigi es muy conocido. En su diócesis el obispo celebra una misa en una iglesia desde hace dos años cada mes, el día 17, para rezar por él. El pasado septiembre, estuve en la catedral de Crema y finalmente nos encontramos el 17 de octubre. Nos dijimos que esperábamos rezar no por su liberación, sino para regocijarnos y dar gracias por su liberación, y así lo hicimos. Estoy muy feliz por eso.

Un misionero – lo definió usted – de pequeña estatura, pero de gran generosidad. ¿Es así?

R. – Es así porque siempre ha estado cerca, especialmente de los pequeños, de los que más lo necesitan. Pienso en Costa de Marfil en los niños discapacitados, en Bomoanga en un lugar difícil, cercano a los niños con las escuelas, a las mujeres con las huertas para ganar algo. Es una persona generosa, emprendedora y organizadora que sabe cómo movilizar a los demás y, por lo tanto, una generosidad inteligente que sabe cómo proveer a los demás.

CCJ NOTICIAS

Compartir