Embajadas de EE.UU. y Gran Bretaña celebran simposio en honor a las religiosas

En el contexto de un simposio virtual sobre las religiosas en la primera línea, las embajadoras de EE.UU. y Gran Bretaña ante la Santa Sede recuerdan los incansables esfuerzos de los «héroes no reconocidos» de la Iglesia.

Las embajadas británica y estadounidense ante la Santa Sede se han unido para organizar un simposio virtual en honor de las muchas mujeres religiosas que llevan a cabo la misión de la Iglesia de ayudar a los pobres y vulnerables.

Titulado «Mujeres Religiosas en la primera línea», el evento online de una hora de duración se llevará a cabo este martes 23 de junio, desde las 11 AM.

 Héroes anónimos

Antes del simposio, Callista Gingrich, embajadora de EE.UU. ante la Santa Sede, y Sally Axworthy, la embajadora británica ante la Santa Sede, concedieron entrevistas escritas a Vatican News.

Elogian el trabajo de las mujeres religiosas.

La embajadora Gingrich las llamó «los héroes no reconocidos de la Iglesia Católica» cuyos esfuerzos a menudo son «subestimados y desapercibidos».

«Al igual que nuestros colegas de EE.UU.», dijo la embajadora Axworthy, «valoramos profundamente el trabajo de las mujeres y hombres religiosos en el cuidado de los miembros más vulnerables de la sociedad». Proporcionan servicios esenciales a personas de todo el mundo que tienen poco apoyo de otro tipo, añadió, «sin tocar su propia trompeta y a menudo con un gran costo para ellos mismos».

La embajadora Gingrich dijo que las hermanas religiosas «son realmente las educadoras, empresarias, proveedoras de atención médica y humanitaria en primera línea en tantas comunidades del mundo».

Honrando a las trabajadoras de primera línea de la Iglesia

El simposio se produce cuando muchas personas se enfrentan a dificultades extremas provocadas por la pandemia de Covid-19. Los religiosos consagrados continúan trabajando incansablemente para ayudarles a superar desafíos como el desempleo, la pobreza y la inseguridad alimentaria, según la embajadora Gingrich.

«Nuestro simposio hará hincapié en este punto exacto», dijo. «Las mujeres religiosas están entre los socios más eficaces y vitales que tenemos». Las hermanas, señaló, «a menudo tienen una comprensión sin igual de la situación social, económica y política de su región». Axworthy señaló que las hermanas son «infinitamente ágiles, detectando necesidades y respondiendo a ellas», así como «resistentes, permaneciendo en zonas de conflicto por ejemplo».

Una experiencia inestimable

El simposio virtual de este martes incluirá un panel de discusión en el que participarán tres mujeres religiosas con amplia experiencia en la promoción de la educación y los derechos humanos y en la asistencia a las víctimas de la trata de personas.

La embajadora Axworthy describió su ejemplo de servicio en el corazón de la Iglesia.

La hermana Stan Therese Mumuni, Superiora General de las Hermanas Marianas del Amor Eucarístico, «rescata a niños nacidos con defectos de nacimiento en el norte de Ghana».

La hermana Imelda Poole, presidenta de la Red de Religiosos de Europa contra la Trata y la Explotación, «ayuda a las mujeres víctimas de la trata en Albania y en toda Europa».

La hermana Alicia Vacas, superiora provincial de las Hermanas Combonianas en Jerusalén, «apoyó a sus hermanas durante la pandemia de Covid-19 en el norte de Italia, y su orden, las Hermanas Combonianas, dirige hospitales en condiciones difíciles en países como el Chad».

Estas religiosas, dijo la embajadora Axworthy, «representan el espíritu de las hermanas de servicio desinteresado a la gente que más necesita ayuda».

Faros de esperanza

La embajadora Gingrich recordó que las hermanas religiosas «suelen ser los últimos faros de esperanza para millones de personas que de otro modo no tendrían voz». Su servicio se extiende a «los desplazados y los desesperados», añadió, «en lugares donde los gobiernos y las organizaciones humanitarias luchan por operar».

CCJ NOTICIAS

Compartir