Honduras celebra al Arrecife Mesoamericano, sin olvidar sus desafíos y amenazas

Este 10 de marzo se conmemora el Día del Sistema Arrecifal Mesoamericano, un invaluable ecosistema que se extiende por 1,000 kilómetros en el mar Caribe
Honduras, Guatemala, Belice y México están de fiesta este martes por ser el Día del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), la barrera coralina más grande del océano Atlántico, que comparten estos cuatro países a lo largo de unos 1,000 kilómetros.


Cada 10 de marzo, desde 2007 se conmemora este día, luego de que mandatarios de estas naciones se reunieron el 11 de julio de 2006 en Panamá para renovar sus compromisos en torno al SAM, en el marco de la Declaración de Tulum, suscrita en 1997.
Representantes del Fondo SAM (MAR Fund, por sus siglas en inglés) destacan que este maravilloso ecosistema posee una significativa diversidad biológica, provee de múltiples beneficios y servicios, los cuales contribuyen al bienestar económico y social de las comunidades costeras.
«El SAM es un vivero, una biblioteca genética, protector de la costa, productor de arena, proveedor de bienestar económico y salud humana, tanto para la región que abarca como para el mundo», resalta MAR Fund en un comunicado.
Acciones en favor del Arrecife Mesoamericano:
Científicos y conservacionistas de las regiones norte e insular de Honduras coinciden que «es imprescindible hacer un aprovechamiento sostenible» de los arrecifes de coral, que también son más vulnerables debido al cambio climático.


«Diversos factores deterioran a los arrecifes, entre ellos es el turismo excesivo e irresponsable. Los corales brindan turismo de diferentes formas, entre ellos directo: como el buceo, esnórquel, barcos con fondo de vidrio», sostiene Sobeida Núñez, directora de la organización Amigos del Arrecife de Tela (AMATELA).
«De forma indirecta generan arena blanca, aguas claras y tranquilas, mariscos frescos, entre otros. Sin arrecifes de coral, no tendríamos nada de lo antes mencionado, es por ello que se debe fomentar el turismo sostenible y responsable», añade la bióloga.
Los corales son objeto de grandes amenazas, MAR Fund y AMATELA resumen que entre las principales está: el desarrollo incesante de las costas que trae consigo la destrucción de los manglares y el aumento de la sedimentación.

CCJ NOTICIAS

Compartir