Informe Astalli 2020: la precariedad de los migrantes es la nueva emergencia

La acogida en Italia entre políticas migratorias restrictivas y la crisis sanitaria. Esta es la realidad de los solicitantes de asilo y refugiados: datos en declive en comparación con el pasado y detalles, en la video conferencia de esta mañana de la Asociación, nacida de la intuición profética del padre Pedro Arrupe, fundador del Servicio Jesuita a Refugiados, en la víspera de su 40 aniversario

El 2019 será recordado como el año de las vidas suspendidas. Estas son las vidas de miles de migrantes abandonados a su suerte en Libia, en los campos de las islas griegas, en los mismos barcos que los rescataron en el Mediterráneo. Pero también podría recordarse como el año de las muertes ignoradas: el destino en gran parte indocumentado que ocurrió a 1 de cada 33 migrantes, ahogado en el Mediterráneo. En el último año, 11.471 migrantes llegaron a Italia, con una disminución del 90% en comparación con 2017 y del 50% en comparación con 2018. Hoy la emergencia no es la relacionada con los desembarques, sino la de precariedad, de inseguridad y la falta de integración causadas por los decretos de seguridad, convertidos en ley por el Parlamento italiano en 2018.

Excluido de las leyes, necesitados de integración

De las 20 mil personas aceptadas por el Centro Astalli en 2019, 11 mil viven en la capital. La demanda de servicios de bajo umbral (comedores, duchas, ropa, ambulatorios) es alta en todos los territorios. Más de 3.000 usuarios han utilizado el comedor en Roma: el 35% de ellos son titulares de protección internacional. 4.745 comidas servidas por voluntarios durante el año. En su mayor parte, se trata de personas que, después de abandonar la recepción asistida debido a decretos de seguridad, se vieron obligados a recurrir a los comedores nuevamente en ausencia de alternativas. El centro diurno en Palermo ha recibido 850 nuevos usuarios. En Trento, para hacer frente a los recortes en los servicios sociales, nació el proyecto «Una Comunidad Entera» , un servicio de recepción y asistencia al que se han dirigido más de 250 solicitantes de asilo y refugiados sin hogar. Los efectos de los decretos convertidos en ley también se han sentido en el sector de la salud. La presencia de mujeres migrantes, especialmente mujeres somalíes y nigerianas que llegaron recientemente a Italia, ha aumentado en los ambulatorios de Roma. Muchos de ellos, aunque son portadores de vulnerabilidades importantes, están excluidos de los circuitos de recepción y viven en condiciones de marginalidad grave, con repercusiones en su salud.

La precariedad es la nueva emergencia

La verdadera emergencia no son las llegadas sino la precariedad de los migrantes forzados. En todos los servicios del Centro Astalli, se sintieron los efectos de la entrada en vigor de los decretos de seguridad. La abolición de la protección humanitaria, la complicación de los procedimientos para obtener una residencia y los derechos que de ella se derivan y, en general, la multiplicación de las cargas burocráticas a todos los niveles, excluyen a un número cada vez mayor de migrantes forzosos de los circuitos de recepción y servicios territoriales del país. Una de las actividades más exigentes del Centro Astalli, que también involucra a los operadores en su camino de capacitación, es la orientación de los migrantes inmediatamente después de su registro. La burocracia y la interpretación desigual de las reglas por parte de las autoridades locales representa uno de los principales obstáculos para una rápida inserción en el tejido social del país. En 2019, el número de accesos al centro de escucha aumentó (+ 29%), especialmente por parte de personas que, con la abolición de la protección humanitaria, de repente se encontraron en la condición de arriesgarse a perder su permiso de residencia. No es casualidad que, en comparación con el año anterior, los usuarios que se pusieron en contacto con el servicio sin tener documentos válidos hayan aumentado significativamente.

Repercusiones en el sector de salud

Una verdadera paradoja está representada, especialmente en este período caracterizado por la emergencia de la pandemia en curso, por la dificultad de acceder al sistema de salud. El año pasado, muchos inmigrantes a quienes se les impidió o canceló la inscripción en el Servicio Nacional de Salud acudieron al ambulatorio debido al endurecimiento de las regulaciones actuales que ha generado obstáculos burocráticos que a veces son insuperables. A expensas están las víctimas de la tortura, las personas sin hogar y las mujeres. En comparación con 2018, hay un aumento (+ 3%) de pacientes femeninas, a menudo víctimas de violencia sexual o mutilación genital.

El 2019 es un año récord para los refugiados

Según ACNUR solo en 2019, alrededor de 71 millones de personas en el mundo se encontraron en la condición de tener que abandonar sus hogares huyendo de guerras, persecuciones y desastres naturales. Hay más de 25 millones de refugiados en Europa, más de la mitad de ellos niños, muchos sin familias. Huyen de Afganistán, a pesar del hecho de que la comunidad internacional continúa hablando de un país pacífico; huyen de pueblos y ciudades en Yemen, donde más de 3.6 millones han abandonado sus hogares. En África, solo de Sudán del Sur, más de 2 millones de personas se han visto obligadas a partir. Pero la mayor crisis migratoria sigue siendo la de Siria, que, al entrar en su décimo año de guerra, provocó el escape de más de 5,5 millones de personas, mientras que más de 6 millones de desplazados internos viven en condiciones de extrema pobreza.

CCJ NOTICIAS

Compartir