El Papa: “ en la Solemnidad de la Ascensión, renovemos el compromiso de testimoniar”

Dar a conocer la palabra de salvación de Cristo y anunciarla en la vida diaria, tanto vuestro ideal como vuestro compromiso: Francisco exhorta así a los fieles en la víspera de la Solemnidad de la Ascensión 40 días después de Pascua

Otra invitación a la misión, al anuncio tenaz del Evangelio y al testimonio diario. El Papa se dirigió así al final de la audiencia general, durante los saludos en italiano a los fieles conectados por transmisión. Francisco anticipa la Solemnidad de la Ascensión del Señor e insta a todos a ser «testigos generosos de Cristo Resucitado», conscientes de que él, yendo al cielo, no abandona a nadie, de hecho «siempre está con nosotros y nos apoya en el camino»:

«Dirijo un pensamiento especial a los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados. Jesucristo, ascendiendo al cielo, deja un mensaje y un programa para toda la Iglesia: «Ve y enseña a todas las naciones … enseñándoles a observar todo lo que te he mandado». Da a conocer la palabra de salvación de Cristo, y testimoniarla en la vida diaria, ya sea vuestro ideal como vuestro compromiso. ¡Mi bendición para todos!»

Orígenes de la Solemnidad

El jueves de la sexta semana de Pascua, 40 días después de la Resurrección, se celebra la Solemnidad de la Ascensión en el Vaticano y en algunos países del mundo, que en Italia, hasta 1977 también era una fiesta civil, el calendario pasa al siguiente domingo. En este día se conmemora el recuerdo del ascenso de Jesús al cielo, quien de hecho concluye su estadía terrenal entre los hombres para unirse físicamente con el Padre y no aparecer más en la Tierra hasta su Segunda Venida (Parusìa) para el Juicio final. Es una fiesta muy antigua cuyas huellas ya son evidentes desde el siglo IV. En el Credo de los Apóstoles se la menciona con estas palabras: “Jesús ha resucitado al cielo, se sienta a la derecha del Padre. Y nuevamente vendrá, en gloria, a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin». El episodio está bien descrito en los Evangelios de Marcos y Lucas y en los Hechos de los Apóstoles.

Las palabras del Papa

Para la Iglesia Católica, la Ascensión es preludio de Pentecostés y de alguna manera marca el comienzo de su historia y misión en medio de la humanidad. Francisco lo recuerda todos los años en esta ocasión insistiendo en el compromiso de cada cristiano en el anuncio de la salvación. Durante el Regina Coeli del 13 de mayo de 2018, el Papa dijo: «Se trata de ser hombres y mujeres de la Ascensión, es decir, buscadores de Cristo en los caminos de nuestro tiempo, llevando su palabra de salvación a los confines de la tierra». En este itinerario nos encontramos con Cristo mismo en los hermanos, especialmente en los más pobres, en aquellos que sufren en carne propia la dura y mortificante experiencia de la vieja y nueva pobreza. Al igual que al principio, Cristo Resucitado envió a sus apóstoles con la fuerza del Espíritu Santo, así que hoy nos envía a todos, con la misma fuerza, a poner signos concretos y visibles de esperanza. Como Jesús nos da esperanza, fue al cielo y abrió las puertas del cielo y la esperanza de que lleguemos allí».

Hablaba de la misión como un comando preciso y no opcional durante el Regina Coeli del 1 de junio de 2014, cuando dijo que «Ir», o mejor dicho, «partir», se convierte en la palabra clave de esta fiesta. «Jesús se va, asciende al Cielo, es decir, regresa al Padre de quien fue enviado al mundo. Hizo su trabajo, luego regresa al Padre. Pero no es una separación, porque permanece con nosotros para siempre, en una forma nueva. Con su ascensión, el Señor resucitado atrae la mirada de los Apóstoles – y también nuestra mirada – a las alturas del Cielo para mostrarnos que el objetivo de nuestro viaje es el Padre. La mirada al Cielo y los pies al mundo».

Finalmente, durante la homilía de la Misa en Santa Marta del 26 de mayo de 2017, el Papa pidió extraer de este episodio el impulso para ir al Cielo, conocer a Cristo más de cerca y contarle a los hombres sobre sus obras y sus maravillas: «Jesús antes de irse dice: «Ve al mundo y haz discípulos». Ve: el lugar del cristiano es el mundo para anunciar la Palabra de Jesús, para decir que somos salvados, que Él vino para darnos gracia, para llevarnos a todos con Él ante el Padre».

Un ejemplo para los cristianos de hoy

Al final de la audiencia general, saludando a los peregrinos polacos, que lo siguieron a través de los medios, el Papa aún recordó el gran evento que, desafiando la pandemia de Covid-19, involucra al mundo en una serie de iniciativas, pero especialmente en la oración y acción de gracias a Dios: el centenario del nacimiento de San Juan Pablo II, por el cual Francisco también celebró una misa televisiva en vivo el pasado lunes en la capilla de la Basílica de San Pedro, donde se encuentra la tumba del Papa Wojtyla.

Pastor de gran fe, le encantaba confiar la Iglesia y toda la humanidad a Dios en oración. Al elegir el lema episcopal «Totus Tuus», también demostró que en tiempos difíciles debemos recurrir a la Madre de Dios, que puede ayudarnos e interceder por nosotros. Su vida, construida sobre una oración profunda, intensa y segura, es un ejemplo para los cristianos de hoy.

La invitación a la oración dirigida con constancia y humildad a la Madre de Dios, a través de la recitación del Rosario, Francisco también la relanzó saludando a los fieles de habla portuguesa.

CCJ NOTICIAS

Compartir